5 pequeños consejos para una alimentación saludable este verano

Conoces los fundamentos de una alimentación saludable, pero también sabes que no siempre es fácil aplicarlos en la vida diaria. ¡No importa! Es sólo cuestión de hacer unos pequeños cambios. Aquí tienes cinco consejos simples e inteligentes que marcarán la diferencia para una alimentación más saludable este verano. ¿Crees que alguno de estos cambios funcionará para ti? ¡Házmelo saber en los comentarios!

1. Añade más verduras a tu dieta

Puedes simplemente añadir un aguacate, tomates o semillas germinadas a tu sándwich. O la próxima vez que cocines pescado, carne o aves, prueba a saltear pimientos, cebolla, ajo y tomates como guarnición. No sólo estará lleno de sabor, sino que tu porción será más grande y te saciarás sin demasiadas calorías extra.

Aprovechen al máximo sus ensaladas.

No todas las ensaladas son saludables, sobre todo cuando se come fuera. Las ensaladas están llenas de aderezo, queso, jamón crudo, por lo que están llenas de calorías y grasa. Pero las ensaladas saludables no tienen por qué ser insípidas. Elija ensaladas con muchas verduras diferentes para obtener alimentos más nutritivos y que combatan las enfermedades. Añada proteínas magras como las de pollo, pavo, pescado o proteínas vegetales como frijoles secos, garbanzos o lentejas.

3) Evita comer en exceso en las barbacoas de verano.

Primero llene su plato con alimentos saludables: ensalada verde, verduras crudas, ensaladas de frutas. Si se da el gusto de comer un postre, sea consciente de su proporción y no se exceda. Sea moderado. Cuando termine de comer, aléjese de la mesa, camine, juegue al ping-pong, al voleibol o a los niños.

4. cocinar en casa

Comer en casa tiene muchos beneficios. No sólo ahorrará dinero, sino que sabrá exactamente lo que está añadiendo a su comida. Además, cocina casera es generalmente más saludable. Ponte tu bonito delantal de cocina y empezar a preparar una comida saludable.

¡No te olvides de la fruta!

El verano es una época ideal para comer fruta fresca. Añade tus bayas favoritas al muesli de la mañana o a la avena como fresas, goji, frambuesas, arándanos, etc. También puedes elegir entre una variedad de frutas como almendras, avellanas, nueces o nueces de macadamia. Elige sandía, melón, ciruelas o nectarina como postre en lugar de galletas, panqueques o helado.

Estos pocos consejos son básicos y sencillos de poner en práctica, pero esenciales para una dieta más saludable. Aplique estos pocos cambios sin tener que cambiar sus hábitos o hacerse violencia a sí mismo. Tómelo con calma empezando con un pequeño cambio a la vez. Y sobre todo, continúe tratándose a sí mismo comiendo todo, pero con más verduras y frutas en su dieta, nada demasiado complicado. ¡Ahora depende de usted!