Desayuno deportivo: ¡los 4 consejos para estar en la cima!

El desayuno es el momento del día en el que necesitamos más calorías. De hecho, condiciona el resto de nuestro día tanto desde un punto de vista energético como intelectual. Y cuando eres un atleta, es imperativo concentrarte en ello. En resumen, ¡aquí tienes 4 consejos para estar en la cima! 

Apostamos por los carbohidratos 

Para una buena dosis de energía por la mañana, seleccione alimentos con un índice glucémico alto. Sin embargo, no se trata de sumergirse en preparaciones prefabricadas como croissants, pain au chocolat o brioches. Aquí, preferimos una dieta orgánica que actúe de manera saludable en el cuerpo con un montón de fibras. Esta es la razón por la que apostamos avena orgánica, pero también pan integral y fruta. 

Tomamos proteínas para los músculos. 

Otro activo imprescindible para un desayuno deportivo es la proteína. Entonces, por la mañana, se recomienda encarecidamente consumirlo con, por ejemplo, huevos, pechuga de pollo o requesón. Obviamente, puede sonar un poco duro para algunos, pero mezclar avena con requesón y agregar frutas de temporada será un buen comienzo.

No nos olvidamos de los lípidos 

Cuando hablamos de lípidos, hablamos principalmente de semillas oleaginosas en las que podemos encontrar nueces, anacardos, almendras o incluso avellanas. Particularmente ricos en vitaminas pero también en omega 3 y omega 6, estos son alimentos que nos permiten combatir contra el colesterol malo mientras aumenta nuestras defensas inmunológicas. Y para el atleta, ¡esto es una gran ventaja! 

Actualización sobre productos lácteos 

Para un desayuno deportivo, es mejor evitar la ingesta de productos lácteos. Y si no puedes prescindir de tu muesli, preferimos una bebida vegetal elaborada con leche de almendra, espelta o soja.